Curso “Posibilidades didácticas de la pizarra digital en Álora”

Ha terminado el curso pero no las ganas de seguir enseñando y aprendiendo. El curso, organizado por el CEP de Málaga, estaba dirigido a profesores de diferentes centros educativos de Álora, Málaga, con el fin de proporcionar ideas, recursos y herramientas para motivar el uso de la pizarra digital en las aulas.

He tenido muy buenas sensaciones con este curso porque me ha hecho ponerme las pilas de nuevo con el uso de las TICs en el aula este año. He aprendido muchísimo tanto preparándolo como impartiéndolo gracias a que la motivación y la buena predisposición de los participantes ha hecho que me supere y que disfrute enseñar una vez más.

El curso se ha dividido en dos partes: la primera se centró en los aspectos técnicos de las pizarras digitales y el uso del software específico que las acompaña. Esta es la presentación que usé:

La segunda parte es la que más me ha gustado porque me ha brindado la oportunidad de descubrir a los participantes todo un universo nuevo de herramientas e ideas relacionadas con las Tecnologías de la Información y su uso práctico en el aula. Comparto también la presentación en la que he compilado una selección de las herramientas que considero más importantes así como otros muchos enlaces a portales educativos y consejos a la hora de usar las redes sociales para la educación.

Atardecer desde Gibralfaro

Ya sé que la foto que voy a presentar hoy es muy poco original pero por dónde empezar fotografiando Málaga si no es desde el mirador de Gibralfaro. Estaba dando un paseo con cámara en mano (sí, parezco un turista; pero de esto hablaré otro día) por el parque y los jardines de Puerta Oscura hasta que me encontré a mi mismo en el mirador más famoso de la ciudad. No estaba preparado con un gran angular porque el objetivo del día no era fotografiar paisajes pero, en cualquier caso, tomé una serie de fotos con el 50mm.

Esta foto que presento hoy es el resultado de la combinación de tres RAW distintos tomados con diferentes exposiciones. Para ello puse la cámara en modo Bracketing y tomé tres fotos distintas con diferencias de 1 stop en la compensación de exposición.

Ya en casa, usé Photomatix para combinar las tres fotos y ajusté las propiedades de la imagen resultante para que la fotografía HDR final no pareciera artificial.

Por último la terminé de ajustar en Lightroom y Photoshop para corregir un poco el contraste y la exposición final, eliminar ruido, mejorar los detalles y corregir una pequeña mancha que tenía en la lente aquel día.

En fin, estoy contento con el resultado aunque tengo que repetir cuando haya un atardecer con un cielo mucho más dramático.

Atardecer desde Gibralfaro